Grupo Capitular

Grupo de hermanas capitulares representando a las Provincias de América del Sur, Provincia Padre Usera, Provincia de España, Provincia de Portugal, Viceprovincia de África y Gobierno General.

 La pequeña semilla que Jerónimo plantó en Toro, en el umbral del tercer milenio es un árbol que extiende sus ramas por varios continentes. Hoy el “Amor de Dios” presenta un rostro multiétnico y multicultural, signo de la nueva fraternidad.

 Familia “Amor de Dios”

Jerónimo sigue convocando. Hoy como ayer son muchos los seglares que desean seguir sus huellas y vivir con nosotras su mensaje y carisma. La Familia “Amor de Dios” es la que nos impulsa a construir un mundo de hermanos en el que las relaciones interpersonales se expresan en gestos sencillos de ternura, cercanía, acogida, respeto, confianza, comprensión, misericordia; y se vive la solidaridad como el camino de encuentro entre los pueblos.

 

Encuentro oracional

"Vosotros recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y serési mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra". Hch 1,8 

IMG 20211017 182405

Más

Encuentro con los seglares "Amor de Dios"

ENCUENTRO ON LINE DE LA ASAMBLEA CAPITULAR Y SEGLARES “AMOR DE DIOS”

 “Convocados al Soplo del Espíritu anunciamos el Evangelio”.

(Lc. 4,14). 14Jesús volvió a Galilea con la fuerza del Espíritu; y su fama se extendió por toda la comarca. 15Enseñaba en las sinagogas, y todos lo alababan. 16Fue a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura.

   Los seglares invitados a participar en el XVI Capítulo General: Alberto, Filipe, Paula, Lucy, Verónica, Francisca, Mª Luisa, Mónica, Mª Paz y Jesús, a lo largo de su intervención, manifestaron una alegría grande al compartir la luz propia que irradia del Carisma en la vocación cristiana que cada uno/a vive en distintos campos de Misión y lugares del mundo: Mozambique, Bolivia, Perú, Cuba, Portugal y España.

Más

Construyendo la comunidad capitular

"Al soplo del Espíritu anunciamos el Evangelio"

En el tiempo de escucha e interiorización, no acompañó, Hna. Covadonga Orejas Fernández, Carmelita Misionera de Vedruna. Hna. Covadonga, en un primer momento, hizo una iluminación sobre el sentido y significado del discernimiento en el que, resaltó las actitudes básicas para el mismo, libertad, clima de oración la búsqueda permanente. Actitudes previas: aceptar la voluntad de Dios, conciencia de que el evangelio hay que pasarlo pIMG_20211007_163159.jpgor el corazón. Anallizar la realidad con los ojos de la fe, conectados en la "onda de Dios".

En otro momento de su intervención, hizo una presentación ágil y profunda sobre el valor del CONSENSO como herramienta en la toma de decisiones y la técnica del DISCERNIMIENTO, como camino, actitud y práctica que no se improvisa, invitándonos a situarnos con lucidez en el momento que nos toca vivir. Somos parte de la historia de la Salvación y Dios hace su obra en cada una de nosotras. 

 

 

 

tiempo de escucha e interiorización

       Durante los días 8, 9 y 10, la Comunidad Capitular, acompañada por P. Pedro Cabrera, cmf, está viviendo un tiempo de retiro en el que el referente es la Palabra de Dios y en el que vivimos la experiencia del encuentro como los discípulos de Emaús, en vela para reconocer el paso del Señor. En este tiempo de Gracia, invocamos la acción del EsESCUCHApíritu para dar la respuesta que necesita la Iglesia y el mundo.

         Como a los Discípulos de Emaús, le suplicamos a Jesús “Quédate con nosotras” para que no seamos indiferentes ante la realidad que nos interpela y nos llama. Este tiempo de interiorización, nos permite a nivel personal y como Comunidad Capitular, permanecer en vela para reconocer el paso del Señor en estos tiempos de cambio, globalización y progreso.

      Con palabras del Profeta Jeremías (Jr.7,23) el Señor nos invita a escuchar su voz, a estar centrados en su Palabra, a quedarse con nosotros para ser testigos de su Resurrección. Es nuestro Kairos, el tiempo favorable, el tiempo de Dios.

    “Al soplo del Espíritu” que nos convocó como Comunidad Capitular lo largo del retiro reflexionamos y compartimos los misterios gozosos y dolorosos de nuestra vocación-Misión. El relato de Emaús nos acerca a Jesús Resucitado. “Entró para quedarse” … se les abrieron los ojos y lo reconocieron.

  

Más

Apertura del Capítulo

Estamos aquí, en la Casa General, respondiendo a una convocatoria, a una llamada. Un acontecimiento importante está sucediendo. La casa está preparada. Este pequeño patio está engalanado. Parece que nos interpela, quiere hablarnos, saludarnos…contemplamos los símbolos.

  • Símbolos:
  • El fundador: En Usera brilla la luz carismática, su imagen nos lo recuerda.
  • Banderas: Expresan la unidad congregacional.
  • Cartel del capítulo: Recoge el acontecimiento de gracia que nos disponemos a vivir, la celebración del XVI Capítulo General. El Espíritu inunda con su soplo a la Congregación para ser en el mundo anuncio del Evangelio desde el AMOR.
Más

Celebración de apertura

Todas hemos sido llamadas, nos lo decía la Superiora General, Hna. Mª de las Mercedes Martín Becerril: ¡Participar en un Capítulo General es una llamada de Dios a través de la elección realizada por las hermanas! Nos ha notificado personalmente esta llamada y, en ella, nos ha invitado a responder con generosidad, a prepararnos espiritualmente y con responsabilidad para formar la Comunidad Capitular.

Como Hermanas del Amor de Dios, nos hemos puesto en camino y, aunque no han faltado dificultades, aquí nos encontramos, llegadas desde los distintos países, de los cuatro puntos cardinales, para celebrar nuestro XVI Capítulo General.

Cada una trae en sus manos, en su corazón y en su cabeza, nombres, preocupaciones, necesidades, interrogantes, deseos, esperanzas. Seguro que tampoco nos hemos olvidado de meter en la mochila, los consejos que nos indicaba Sor Mercedes: la Luz de LA PALABRA; reflexiones sentidas y compartidas, hechas oración; textos interiorizados y dialogados…  para prepararnos y discernir a la luz del Espíritu y poder tener entre nosotras los sentimientos propios de Cristo Jesús. (Fl. 2 ,5).

Con lo que somos, con lo que traemos, con lo que nos encontramos, con la situación de nuestro mundo, nos agarramos a la seguridad de la Palabra que a lo largo de este año de preparación nos ha ido iluminando: “Recibiréis la fuerza del Espíritu que va a venir sobre vosotros”