"Siento que Dios me llama para hacer el bien en la tierra"

P. Usera

Fundación 1.864

Jerónimo Usera

Sor Rocío

Los lugares y los símbolos

1.- El desierto, el ámbito donde clama la voz del Señor a la conversión, donde mejor escuchar sus designios, el lugar inhóspito que se convertirá en vergel, que florecerá como la flor del narciso.

2.- El camino, signo por excelencia del adviento, camino que lleva a Belén. Camino a recorrer y camino a preparar al Señor. Que lo torcido se enderece y que lo escabroso se iguale.

3.- La colina, símbolo del orgullo, la prepotencia, la vanidad y la “grandeza” de nuestros cálculos y categorías humanas, que son precisos abajar para la llegada del Señor.

4.- El valle, símbolo de nuestro esfuerzo por elevar la esperanza y mantener siempre la confianza en el Señor. ¡Qué los valles se levanten para que puedan contemplar al Señor!

5.- El renuevo, el vástago, que florecerá de su raíz y sobre el que se posará el Espíritu del Señor.

6.- La pradera, donde habitarán y pacerán el lobo con el cordero, la pantera con el cabrito, el novillo y león, mientras los pastoreará un muchacho pequeño.

7.- El silencio, en el silencio de la noche siempre se manifestó Dios. En el silencio de la noche resonó para siempre la Palabra de Dios hecha carne. En el silencio de las noches y de los días del adviento, nos hablará, de nuevo, la Palabra.

8.- El gozo, sentimiento hondo de alegría, el gozo por el Señor que viene, por el Dios que se acerca. El gozo de salvarnos salvados. El gozo “porque la vara del opresor, el yugo de su carga, el bastón de su hombro” son quebrantados como en el día de Madían; el gozo y la alegría “como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín”.

9.- La luz, del pueblo del caminaba en tinieblas, que habitaba en tierras de sombras, y se vio envuelto en la gran luz del alumbramiento del Señor. Esa luz expresada hoy día en los símbolos catequéticos y litúrgicos en la corona de adviento, que cada semana del adviento ve incrementada una luz mientras se aproxima la venida del Señor.

10.- La paz, la paz que es el don de los dones del Señor, la plenitud de las promesas y profecías mesiánicas, el anuncio y certeza de que Quien viene es el Príncipe de la paz, el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. “De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas”. “¡Qué en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente!”

Todos estos lugares, todos estos símbolos, conducirán, como un peregrinar, al pesebre de Belén, la gran realidad y la gran metáfora del adviento.

Los personajes

Cuatro son los grandes personajes del adviento en espera, en preparación y anuncio del Dios que llega, del Señor que se acerca. El primero de ellos es el profeta Isaías. En el Nuevo Testamento destacan María de Nazaret y su esposo José y Juan el Bautista, auténtico prototipo del adviento.

(Tomado de la revista eclesia)

"Oh Emmanuel!

Ocho días antes de Nochebuena, la Iglesia irrumpe en exclamaciones por el próximo nacimiento del Salvador. Así, en el canto de Vísperas, desde hoy, entonará las llamadas antífonas de la “O”. “Oh Sabiduría”; “Oh Adonai”; “Oh renuevo del tronco de Jesé”; “Oh llave de David”; “Oh Sol que nace de lo alto”; “Oh Rey de las naciones”; “Oh Emmanuel”. 

ADVIENTO - TIEMPO DE ESPERA- TIEMPO DE PREPARACIÓN

  virgen

 

Adviento tiempo lleno de simbología, esperando la llegada del Salvador. ¡El Señor viene!

Isaías nos acompaña convidándonos a la Esperanza confiada.

María nos enseña el camino de la apertura a la acción de Dios y la fidelidad.

Juan Bautista nos invita a la vigilancia. ¡Velad!, nos dice.

José con su actitud, nos habla de prudencia, fortaleza y silencio…

Adviento: vigilad, esperad, orad, preparad el camino…

 

 ----------------